Contadora de historias sobre mujeres gana el premio Nóbel de literatura

Publicado el: 10 Oct 2013

Alice Munro es la decimotercera mujer que gana el galardón y la primer canadiense.

Por María Fernanda Cruz y agencias
Más notas del autor
Foto AFP

La primera vez que un periódico retrató la vida de Alice Munro, el titular rezaba: “Ama de casa encuentra tiempo para escribir relatos”. Eso fue en 1961 y Alice tendría unos 30 años. A partir de entonces, su vida de escritora estaría marcada por el mundo conservador en el que vivía.

Esta es la historia que cuenta Elvira Lindo en su crónica “La vida secreta de Alice Munro”, que hoy por la mañana se convirtió en la nueva nueva premio Nóbel de literatura.

La escritora de 82 años ha sido narradora de las más diversas historias sobre mujeres en un puñado de palabras, pues su especialidad es el cuento. Mujeres derrotadas por la mediocridad, infieles, soñadoras, traicioneras, triunfadoras, traficantes de sus propios cuerpos, frías, desesperadas y, casi siempre, esperanzadas.

Entre sus temas centrales se encuentran las diferencias entre su juventud, en la población conservadora de Wingham (oeste de Toronto, Canadá) y su vida después de la revolución social de los 60, una época “maravillosa” en que las mujeres comenzaron a vestir minifalta y “lucirse por ahí”.

A diferencia de la mayoría de los ganadores del Nóbel la mayoría de su obra está compuesta opr cuentos y relatos cortos. "La vida de las mujeres" es su única novela. De hecho, esta es una de las virtudes por las cuales fue escogida por la Academia Sueca.

“Ella ha tomado una forma de arte, el relato breve, que ha tendido a estar un poco a la sombra de la novela, y lo ha cultivado casi a la perfección” , dijo el secretario permanente de la Academia Sueca, Peter Englund. "No solamente consideramos que pueda expresar mucho en sólo 20 páginas- más de lo que un escritor de novela promedio puede-, sino lo mucho que abarca. En un solo cuento puede abarcar décadas", agregó.

Lo que pasa, dijo ella alguna vez, es que no es necesario adornar demasiado las historias:  “la vida de la gente es suficientemente interesante si consigues captarla tal cual es, monótona, sencilla, increíble, insondable”.

Quizás es por eso que la escritora costarricense Emilia Macaya destaca la sensibilidad humana y profundización en la siquis de los personajes que hace Munro en su obra:

"Una lee un cuento de ella y quizás se da cuenta de que no pasó nada en cuanto a los acontecimientos pero que pasó muchísimo en la interioridad de los personajes. Aunque sucedan cosas fuera, lo maravilloso de su obra son los personajes", dice Macaya.

Sin embargo, Macaya preferiría que no se la comparara, como siempre se ha hecho en Canadá, con el maestro ruso del relato corto Antón Chéjov, pues le parece que le quita mérito a Munron. "A las mujeres siempre nos tienen que andar comparando con alguien más. Pero estoy segura de que Chéjov se sentiría muy orgulloso si supiera que lo comparan con ella. Démosle la vuelta", ríe la autora.

Otra escritora, Mía Gallegos, opina que Munro fortalece el nicho de las mujeres que se dedican a destacar la historia de otras mujeres.

“Lo que me gusta de ella es que tampoco convierte la literatura en un panfleto y nos revela tanto a las triunfadoras como a las “perdedoras” de un sistema que nos consume a todas: un mundo muy desigual”, dice Gallegos.

La revista Animal Político preparó un infográfico con su obra completa que compartimos a continuación:

 

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor