Cuando navidad no es tan feliz

Publicado el: 05 Dec 2013

Muchas personas tienden a deprimirse en estos meses del año. Por ello, no se deje vencer, tome la depresión por los cuernos y no deje que le afecte.

Por Ana Luisa Monge Naranjo
Más notas del autor
Fotos Shutterstock.com

Los expertos en salud mental han identificado que aumenta la tendencia a deprimirse durante esta época del año. Veamos algunas causas:

1. Debido a que la Navidad es un periodo asociado a la finalización del año, se cierra un ciclo de vida y se evalúan las metas propuestas doce meses antes. Si el recuento de los logros y las frustraciones arroja un balance negativo, podríamos sentirnos fracasadas y deprimidas. 

2. Cuando tenemos la tendencia a pensar que todo tiempo pasado fue mejor, la evocación de recuerdos cálidos aumenta la sensación de vacío en nosotras lo cual nos hace proclives a la depresión. 

3. Los sentimientos de culpa y la baja autoestima pueden jugar un papel importante. Al ser la Navidad un tiempo asociado a felicidad, amor y paz, puede suceder que no nos sintamos merecedoras del amor y la felicidad. Lo que es aún peor, llegamos a sentirnos culpables por el solo hecho de pensar en compartir y disfrutar de las fiestas. Podríamos sentirnos deprimidas al pensar que tenemos algo que no merecemos. 

 4. Cuando tenemos expectativas muy altas con respecto a la época de Navidad y no cumplimos con esas expectativas, también podríamos sentirnos fracasadas y deprimidas.

5. Algunas circunstancias especiales nos vuelven más vulnerables, como la muerte o partida reciente de un ser querido, enfermedades o accidentes, problemas financieros y rupturas amorosas.

6. Cuando no hemos logrado cumplir nuestras promesas de cambiar hábitos perniciosos o adicciones, nos volvemos más propensas a la depresión debido a la decepción con nosotras mismas. Algunas, para evadir el malestar consigo mismas, se entregan al abuso de sustancias como el alcohol, las drogas e incluso a pensamientos asociados al suicidio. Dichas conductas empeoran la situación.

¿Qué podemos hacer para prevenir la depresión en la época navideña?

Escojamos muy bien a las personas con quienes vamos a pasar los días de fiesta. Evaluemos a las personas a nuestro alrededor y podemos clasifícarlas en tres categorías de colores: verde, amarilla  y roja.  Las de “luz verde” son aquellas con quienes nos sentimos cómodas pues nos transmiten confianza, alegría y comprensión. Las de “luz amarilla”  no nos despiertan tanto cariño pero tampoco nos “quitan la paz”. Digamos que son personas “neutras”. Las de “luz roja” son aquellas que logran “sacarnos de quicio”, con quienes nos volvemos más agresivas o nos sentimos más intimidadas, ansiosas o deprimidas.

Es preferible, en la medida de lo posible, rodearnos de personas de las categorías verde y amarilla durante la época navideña. 

 

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor