Edulcorantes: lo que usted debe saber

Publicado el: 18 Oct 2013

Sucralosa (SPLENDA®), Stevia o Sacarina son algunos de los edulcorantes disponibles en Costa Rica

Kattia Chaves Alvarado. kattia.chaves@nacion.com
Más notas del autor
Shutterstock.com

Kattia Chaves

Desde el momento en que aparecieron los edulcorantes en el mundo, cambió la alimentación para las personas con sobrepeso o diabetes, al tener posibilidad de consumir  todas las preparados dulces como postres, helados, bebidas o golosinas, sin lamentarlo  –con el consentimiento justificado de que no le harían engordar o afectarían la salud–. Sin embargo, algunas personas subían de peso porque comían alimentos sin azúcar, pero con ingredientes muy calóricos.

En esta amplia cartilla de edulcorantes o sustitutos del azúcar, hay productos artificiales  –creados por el hombre–  que en la etiqueta dicen “low carb, bajo en calorías, o sin azúcar”  y sustitutos naturales, por lo que es importante aprender a diferenciar que cada sobrecito que usted agrega al café, tiene características muy diferentes, explica la Dra. Maricel Cruz, nutricionista de  Consultas Nutrición.

El tema de los edulcorantes inició desde 1879 con la sacarina. Posteriormente se han logrado sintetizar a nivel de laboratorio otros como sucralosa y aspartame, hoy día todos aprobados por la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés).

Ante una oferta tan variada de endulzantes sin azúcar, conviene saber de estos:

  • Sucralosa (SPLENDA® ): se crea en 1998 y se obtiene a partir del azúcar, en un proceso en el cual se sustituye selectivamente tres átomos de grupos hidróxilo, por tres átomos de cloro –por eso algunos la llaman "azúcar clorada”. En su formulación química pierde todo contenido calórico  y pasa a ser 600 veces más dulce que el azúcar. La molécula de la sucralosa se puede disolver en agua y también permite ser utilizada en cocina a temperaturas muy altas o muy bajas sin perder su sabor. Sin embargo, para quienes se inclinan por lo natural, manifiestan su preocupación por los efectos negativos que este edulcorante podría ocasionar en el organismo como cefaleas y cáncer. Sin embargo, no hay estudios contundentes. El producto cuenta con todos los permisos o aprobaciones de la FDA.
  •  Acesulfamo- K: denominado en la industria alimentaria como E 950 y utilizado como  potenciador de las comidas, para que lo dulce sepa aún más dulce. El producto es 200 veces más dulce que el azúcar. Es un compuesto elaborado  de sal potásica con metil y dióxido.  Se achaca que  el Acesulfamo K, contiene químicos peligrosos como cloruro de metileno, otro compuesto que podría causar cáncer, depresión, náuseas, dolores de cabeza, enfermedad hepática, enfermedad renal y confusión mental. Sin embargo, cuenta con la aprobación.
  •  Aspartame o aspartamo: se creó en 1967 y su nombre químico es L alfa aspartil-L-fenilalanina metil éster. Es uno de los edulcorantes más populares pero, también controversial. Se forma por dos aminoácidos (ácido aspártico y fenilalanina) y por metanol que luego es transformado en formaldehído, un compuesto que se considera cancerígeno. Es también 200 veces más dulce que el azúcar. El aspartame tiene miles de detractores en el mundo, quienes alegan que la verdad  sobre sus efectos no saltan a la luz pública porque afectaría los intereses económicos de empresas poderosas alrededor del mundo. Sin embargo, aún no queda demostrado con suficiente claridad el efecto perjudicial para la salud y por tanto, muchas empresas siguen utilizándolo como sustituto del azúcar para saborizar chicles, golosinas y refrescos gaseosos de marcas líderes.
  • Sacarina sódica: fue descubierta en 1879 y se puede obtener a partir de derivados del petróleo. Es un endulzante popular y es hasta 700 veces más dulce que el azúcar sin afectar la glucosa en sangre.  Se puede utilizar diluida para endulzar bebidas, como té, café y jugos pero, en alimentos que lleven cocción, pierde sus características. Algunas empresas trabajan para disminuir su sabor amargo.  La sacarina se comercializa a través de las marcas Sacarina Slight, Necta Sweet y Sweet‘N Low.
  • Stevia: se comercializa a partir de 1964, es un producto natural que se encuentra en una planta nativa de Paraguay y Brasil, puede ser de 10 a 15 veces más dulce que el azúcar y de 100 a 300 veces más si se consume su extracto. No altera los niveles de glucosa en la sangre, lo cual es recomendable para diabéticos y ofrece algunos beneficios adicionales como prevenir la caries y contribuir en funciones gástricas. Al ser una planta, es segura y no tiene ningún químico tóxico. Tiene un ligero sabor amargo –que se podría equilibrar utilizando una menor cantidad para endulzar– además, no carameliza ni dora igual que el azúcar. En Costa Rica algunas marcas disponibles son: Natuvia, Pyure Stevia, Nevella, Vida Stevia y Pure Via.

Antes de consumir cualquier edulcorante, es importante saber si le puede afectar, por ejemplo, hay personas con fenilcetonuria (una condición en la que el hígado no les permite metabolizar el aminoácido tirosina de la fenilalanina), que no pueden consumir aspartame. La ingesta de ese componente resulta tóxica para el sistema nervioso central, y  se cree que podría ocasionar daño cerebral, explica Flora Camacho, química industrial de la empresa Innovaquím.

Sin embargo, los productos naturales también pueden pasar por procesos químicos, la Dra. Annette Leittón, vocera de la  Farmacéutica Johnson & Johnson de Costa Rica., compañía de SPLENDA® explica que “todos los endulzantes, incluidos los que se obtienen de fuentes naturales pasan por procesos químicos para poder estar en el mercado. Es decir, de una manera u otra todos los sustitutos del azúcar son artificiales y la diferencia radica en el sabor, y la seguridad del producto demostrada en los estudios y el aval de organizaciones alimentarias y de la salud como la FDA, FAO y OMS. Incluso el azúcar blanco es industrializado, por lo que el atributo ¨natural¨ muchas veces es usado de forma incorrecta, para confundir al consumidor”.

La nutricionista Cruz recomienda a sus pacientes endulzar con un producto de fuente natural con el cual no exista duda o cuestionamientos sobre si es bueno o no. "Por eso es importante estar informado y  volver al modelo de alimentación tradicional, lo más natural posible, donde la energía se puede tomar de alimentos como: frutas, arroz, frijoles, remolacha, harinas o lácteos que  la aportan de forma natural  y  proveen otros nutrientes", agrega.

Opciones de edulcorantes hay muchas, le toca a usted decidir cuál se adapta mejor a sus necesidades y gustos.

Fuentes:

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor
Tags: