El desafío Latinoamérica y el Caribe es reducir mortalidad materna

Publicado el: 14 Aug 2013

Autoridades sanitarias se proponen controlar altos índices de defunciones de la región. 

 

Por Thaís Aguilar, desde Montevideo, Uruguay.
Más notas del autor
Fotos Shutterstock.com

 

Costa Rica ostenta altos índices de salud materna.

 

 

Países como Haití registran aún altos índices de muerte de mujeres por aspectos relacionados con la maternidad (210 mujeres por cada 100.000 habitantes) mientras que Uruguay es uno de los países donde sólo hay 17 fallecimientos femeninos por cada 100.000; ambas cifras ubican a la región como la más afectada por esta realidad, incluso más que África o Asia debido a los altos niveles de desigualdad que prevalecen en el continente.

Así se dio a conocer en la Primera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, que se realiza esta semana en Montevideo, Uruguay, con el fin de hallar consensos entre los países y procurar reducir esa brecha y mejorar otros índices relacionados con igualdad y enfoque de derechos

De acuerdo con ministerios de salud y representantes de organizaciones no gubernamentales, para superar esas peligrosas brechas, es clave que los prestadores de servicios de salud latinoamericanos evalúen adecuadamente dichos servicios porque es por medio de ellos que se pueden detectar futuras muertes por maternidad, las cuales pueden ser evitables con un buen diagnóstico y servicios de salud eficientes.

El 50% de las muertes maternas se da 24 horas después del parto de acuerdo con cifras recientes. Los países con baja cantidad de muertes ofrecen anticoncepción y buenos servicios pre y posnatales, mientras que los países con legislaciones restrictivas sobre el aborto inseguro, ostentan el mayor número de muertes por aborto inseguro.

Ana Labandera, uruguaya de una organización no gubernamental, señala que el embarazo no deseado es una de las situaciones que genera mas problemas de salud entre la población femenina y que desde que en Uruguay las mujeres tienen acceso a aborto despenalizado, prácticamente no hay muertes de mujeres por abortos inseguros. "A las mujeres deben darles autonomía porque solo ellas saben lo que necesitan y se debe respetar esa decisión con acompañamientos de los equipos de salud", asegura Labandera, quien insistió que si las autoridades sanitarias latinoamericana mantienen un enfoque de respeto a la vida y se procurar disminuir las brechas de inequidad, deben tomar en cuenta las necesidades de las mujeres en estas áreas.

Por su parte la experta Carmen Barroso, de la International Planned Parthenthood Federation (IPPF), asegura que si bien se ha avanzado en temas de población y salud en la región, prevalece una negligencia alrededor del aborto inseguro, uno de los causantes de muertes maternas y sugiere más respeto a los derechos humanos de las mujeres y sus necesidades. "El cambio de la ley en Uruguay ha ayudado mucho en estos casos y demuestra que sí es una solución que ha llevado a cero muertes por aborto inseguro en este país".

Insistió que la región latinoamericana es la que tiene países más atrasados con respecto al aborto, con las leyes punitivas que provocan una mayor cantidad de abortos inseguros, esto por miedo a los líderes retrasados y visiones religiosas retrógradas.

Vicky Camacho, de la oficina del Fondo de Población de Naciones Unidas, recordó que en los años 90 hasta el 2000, el tema de la mortalidad materna se había estancado porque la desigualdad social afectaba aún más a las mujeres, realidad que se ha venido corrigiendo; sin embargo, denunció otra realidad que se ha detectado y es el suicidio relacionado con el embarazo, especialmente entre muchachas jóvenes. "Por eso es urgente dar acceso a anticoncepción libre a mujeres jóvenes y procurar un enfoque de derechos sexuales y reproductivos integralmente", destacó.

 

5
Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 vote)
Más notas del autor