Escándalos de corrupción afectan imagen de la monarquía española

Publicado el: 29 May 2013

La imputación de la infanta Cristina por supuesta corrupción salpica más fango a la desgastada imagen de la monarquía española.

 

Por Milena Fernández
Más notas del autor
Stock.

Sólo don Juan Carlos I de Borbón, Rey de España sabe si sus palabras pronunciadas en el tradicional mensaje de la Navidad del 29 de diciembre de 2011 implicarían a su hija, la infanta Cristina Federica de Borbón y Grecia. En el discurso el monarca recordó que quienes gozan de responsabilidades públicas deben tener un “comportamiento ejemplar” y al mismo tiempo destacó que “la justicia es igual para todos”. La sétima heredera de la corona fue imputada por supuesta corrupción desde el pasado 3 de abril, según informaba El País. La noticia le dio la vuelta al mundo y salpicaba más fango a la imagen de la monarquía española, que vive uno de sus peores momentos.

Es la primera vez que una infanta es llamada a rendir cuentas ante la justicia. En principio el juez que lleva el caso, José Castro llamó a declarar a la infanta Cristina el 27 de abril en Palma.Y si de verdad la justicia es igual para todos, cabría preguntarse por qué el juez Castró resolvió en menos de una hora la solicitud del fiscal anticorrupción, Pedro Horrach. Este último solicitó que se aplace la comparencia de doña Cristina. Tal aplazamiento, sin embargo no significa que se haya suspendido la imputación. Todavía no se ha informado cuándo deberá presentarse a dar explicaciones ante un magistrado.

Madrileña, nacida el 13 de junio de 1965, Cristina es una mujer culta, poseedora de un buen currículum. Se graduó en Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid en 1989. Y un año más tarde frecuentó un máster en Relaciones Internacionales en la Universidad de Nueva York. Desde 1991 colabora con la Unesco en la protección del patrimonio natural y artístico. Ha sido siempre una gran aficionada a la vela y tal pasión la llevó a formar parte del equipo olímpico español en los Juegos de Seúl de 1988.

Una madre ejemplar, una profesional realizada y un matrimonio, en apariencia feliz. Aunque las malas lenguas dicen por ahí que ella ha pensado en divorciarse por presuntas infidelidades. Dejando de lado los rumores, todo iba de maravilla hasta que fue imputada por la supuesta cooperación en los negocios poco claros de su marido Iñaki Urdangarin, ex jugador de balonmano. Se casaron en Barcelona el 4 de octubre de 1997 y son padres de cuatro hijos: Juan Valentín, Pablo Nicolás, Miguel e Irene. Urdangarin ha sido imputado desde el 29 de diciembre de 2011 por la supuesta implicación en una maraña de corrupción tejida con el nombre de la Fundación Nóos, en teoría sin fines de lucro. El presidente era el ex atleta. Entre 2004 y 2006 Nóos acaparó 6 millones de euros de los Gobiernos de Baleares y la Comunidad de Valencia, según la investigación en curso. Y tal suma fue a parar a negocios privados de Urdangarin y su socio, Diego Torres. Desde que el caso comienza a ocupar los titulares de la prensa española, Torres se defiende como un gato en una jaula con perros. Entre uno y otro aruñazo ha facilitado al juez una montaña de correos electrónicos comprometedores, sobre todo para la infanta Cristina.

En uno de ellos figura un email en el que Urdangarin escribe a su esposa, el 20 de febrero de 2003. “Aprovecho que estás comunicada para enviarte una comunicación de Nóos que tengo pensado enviar. Hay dos versiones. Clientes, colaboradores y amigos. Léelo y dime qué piensas please....Ciao”, recogía El País. En el razonamiento que justifica la imputación, el juez Castro escribe que la infanta permitía que se utilizara “su nombre, tratamiento y cargo”. Destaca además que es socia co–participe junto con su marido de otro negocio, la entidad mercantil Aizóon.

La Casa Real, poco a poco se ha ido apartando de la figura del marido de Cristina, todavía poseedor del título de Duque de Palma. El 12 de diciembre de 2011 La Zarzuela comunicó que Urdangarín dejaría de participar en las actividades oficiales de la Casa del Rey. Y desde el 25 de noviembre de 2012 fue cancelado su perfil en la pagina oficial de la Casa Real. Ahora el joven alto, rubio y atlético que conquistó el corazón de la infanta Cristina tiene planes de irse a ganar la vida en el ambiente del balonmano en Catar. Al parecer, Cristina esperará que sus hijos terminen el curso escolar para reunirse de nuevo todos. Esta vez lejos de España.

 

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor