La delgada línea entre un piropo y el hostigamiento

Publicado el: 10 Sep 2013

Las mujeres suelen ser el blanco de frases machistas que a los ojos de los hombres son un halago y a los ojos de nosotras pueden resultar una ofensa.

 

Por Mónica Morales
Más notas del autor
Ilustración Ariel Arburola

Para una mujer tica, caminar o salir a correr por las calles de este país es enfrentar el machismo de frente y soportar desde las pachucadas más corrientes hasta las más ingeniosas. Hablo de una mujer tica promedio, no hace falta ser demasiado guapa o estar muy en forma para que esto ocurra. Basta con ser mujer.

“¿Y si toma valor y me hace todo lo que me dice?”, se cuestiona una joven de 27 años, quien, cada vez que sale a correr por su vencindario, debe escuchar múltiples agresiones verbales vestidas de piropo. Ante estas frases, la mujer suele reaccionar con temor o intimidarse, porque la violencia es gradual: puede empezar siendo un piropo pasado de tono y terminar en una violación. “¿Quién me asegura que el tipo no va a tomar valor? Nadie”, teme la joven.

Claro que hay piropos de piropos. Según Gloria Valerín, ex diputada que abogó por la condena de los mensajes sexistas, hay halagos decentes que muchas mujeres reciben con agrado. Sin embargo, asegura que el tema de fondo no es la decencia o no del piropo, sino el derecho de cada persona a elegir si quieren recibir o rechazar el halago, sea del tipo que sea.

En Costa Rica existe la Ley Nº 7476 contra el Hostigamiento Sexual en el Empleo y la Docencia cuyo objetivo es prohibir y sancionar el acoso u hostigamiento sexual como práctica discriminatoria por razón del sexo, contra la dignidad de la mujer y del hombre en las relaciones laborales y de docencia.

En la calle, la situación se complica porque la persona afectada podría tener dificultad para identificar quién es el responsable de la agresión verbal. “Mientras no haya respeto, nosotras tenemos que protegernos”, me comenta la joven, quien ahora carga un gas pimienta para poder ejercitarse con un poco más de seguridad.

Fuentes: Gloria Valerín, abogada y exdiputada / Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) / Defensoría de los Habitantes.

 

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor