La flauta encantada de Néstor Torres

Publicado el: 10 Jul 2013

El flautista puertorriqueño no sólo desborda talento cuando se apodera del escenario, sino que también logra contagiar del ritmo latino que hábilmente mezcla con las formas más clásicas. 

Por: Eunice Báez S.
Más notas del autor
Stock.

Los encantadores de serpientes y Néstor Torres tienen el mismo efecto. Comparten la capacidad de hipnotizar con sonido de flauta y transportar al oyente. La diferencia es que la flauta de Néstor Torres conversa sobre sol, playa, mar, barrios y aromas latinos. 

El virtuoso músico visitó Costa Rica como invitado del Festival Internacional de Flauta 2013 y contagió de su ritmo y pasión musical a toda la audiencia. No hubo quien no moviera hombros y caderas cuando el brillante sonido de la flauta se mezcló con la música de la Sinfónica Juvenil. Perfil aprovechó la visita a nuestro país para hablar de su acercamiento a la música y de su experiencia como intérprete. 


P: ¿Cómo fue su inicio en la música?

N: Mi padre era músico, pianista. Entonces siempre estaba rodeado de muchos instrumentos. De hecho a los cinco años Santa Claus me trajo una batería, pequeña pero profesional. Empecé en la música desde los 5 años y hasta los 16 tocaba batería. Pero a los 12 años fui a la escuela de música y cuando me preguntaron que quería estudiar, vi la foto de la flauta y me intrigó. Ya, voy a estudiar eso, y así fue. 

P:¿Se considera un embajador de la música latina?

N: Más allá de un embajador de la música latina, embajador de cultura y paz. Por virtud de quien soy, al ser latino, mi música tiene ese sabor, esa infusión del latinismo... entonces no tanto de la música latina, sino de la cultura latino-global.Estamos hablando de una cultura latina, que trasciende nuestra propia idiosincrasia y lenguaje, es una universalidad de la música pero con ese acento latino.

P: Su instrumento es la flauta. Un instrumento considerado mágico. ¿Usted lo siente así?

N: La flauta es un instrumento universal, si vamos a través de la historia y estudiamos innumerables culturas en el mundo, siempre hay una presencia de algún tipo de flauta. Recordemos que los primeros instrumentos de la humanidad fueron los tambores y luego las flautas. Precisamente esa universalidad de la flauta es lo que aporta ese sentimiento mágico. 


P: Otro aspecto importante de su carrera es la relación entre música y espiritualidad. De hecho en el 2005 el Dalai Lama comisionó la producción de varias composiciones suyas que luego incluyó en el disco Dances, Prayers & Meditations For Peace.

N: Bueno, mucho se puede decir sobre la relación entre la música y la espiritualidad. Personalmente siento que son inseparables. En mi experiencia personal, de la manera en que he escogido usar mi talento, mi espiritualidad es lo que forma mi música. La espiritualidad forma mi música y mi trabajo. Esa espiritualidad se manifiesta a través de mi música con un sentido de aprecio y respeto a la dignidad de cada persona, de mi público. 


P: Durante este concierto tocó al lado de la Sinfónica Juvenil. Usted había participado en un concierto con ellos pero cuando integraban la Sinfónica Intermedia, ¿cómo fue esta experiencia?

N: Ha sido una de las experiencias más emocionantes. Tres años atrás me sorprendieron cuando me dijeron que iba a trabajar con la Sinfónica Intermedia. Obviamente mis arreglos y mi música eran muy avanzados, pero en vez de conformarme decidí que iba a hacer que ellos subieran a ese nivel. Y que en ese proceso descubrieran de lo que eran capaces. ¡Así fue! El concierto fue un éxito. Entonces, ahora tres años más tarde, me emocionó muchísimo cuando encuentro que los chicos no solo han integrado y asimilado lo que había compartido con ellos en aquel entonces, sino que habían elevado su nivel. El nivel de compromiso, el nivel de habilidad fue más del que yo esperaba. Al punto que me hicieron reflexionar, ¿y yo qué? ¿Que tanto yo he crecido?, ¿qué tanto yo he avanzado? ¿qué tanto más he aprendido de tres años para acá? Es una cosa personal pero muy impactante. De más está decir que el concierto estuvo fenomenal y personalmente muy emocionante.


P: Precisamente una de las obras, Perla del Mar, fue particularmente retadora por su complejidad.

N: Claro, pero al mismo tiempo me sorprendió muchísimo que casi de entrada los muchachos pudieron leerla y se pudo repasar. Entramos en muchos detalles más tarde pero estuvo muy bien. Rítmicamente la introducción es complicada, toda la obra es bastante compleja, pero ellos hicieron un trabajo excelente

P: Una de las cosas que dijo durante la presentación es que la obra Perla del Mar es muy personal y cuenta una historia. 

N: Sí, pues yo tuve un accidente muy grave en bote hace más de 20 años. Tuve 19 fracturas en las costillas, ambas clavículas fracturadas, colapso de pulmón. Fue un proceso largo de recuperación. Unos meses después del accidente era Navidad y mi familia, que vivía en Nueva York mientras yo vivía en Miami, me invitó a pasar esas fechas.

Todavía me estaba recuperando, era un período difícil para mi. Durante nochebuena yo estaba en mi habitación, en el ático, tratando de ponerme en forma tocando un poquito de flauta. Tenía como cinco meses sin tocar, estaba empezando. Y cuando estaba tratando de tocar algo, sentí el aroma del arroz con gandules (comida tradicional puertorriqueña) que estaba cocinando mi mamá. Eso me llenó el corazón de un sentido profundo de aprecio y gratitud a mi familia, a mi puertorriqueñidad. Entonces ahí surgió la melodía, esa canción. Uso frases que hacen referencia al himno puertorriqueño, a danzas puertorriqueñas, al ritmo de bomba con elementos clásicos. Diferentes elementos del puertorriqueñismo pero con un toque de jazz.

P:¿En qué esta trabajando en este momento? 

N: Tengo un proyecto muy emocionante de coreografía. Estamos combinando el nuevo tango con hip hop, con bachata, con merengue, con danzón. Se llama Neo Dance. Estoy en preparaciones para grabar el primer video. Tenemos muchos invitados para el proyecto, es muy diferente. 

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor
Tags: