Sara Carvajal Batres fundó la mejor escuela de español de Londres

Publicado el: 22 Oct 2013

Sara Carvajal Batres (Sara Caba), estudió sicología y quería ser funcionaria internacional, pero las vueltas de la vida e irse a vivir a Europa, con su esposo danés, le cambiaron radicalmente sus planes profesionales.

 

Por Thaís Aguilar
Más notas del autor
Fotos cortesía de Sara Caba

 

A veces, la vida la lleva a una a destinos inciertos. Eso le sucedió a Sara Caba; quería trabajar en la ONU y acabó fundando la mejor escuela de español de Londres.

Sin proponérselo, tuvo que aprender a diseñar programas académicos para universidades latinoamericanas con una organización estadounidense, mientras su esposo hacía un posgrado en Harvard. Y allí comenzó a desarrollar su gusto por la enseñanza del español. 

Tanto así que, tras laborar como profesora de español en diversos institutos por 10 años y afinando su técnica de enseñanza en el Instituto Cervantes con el fin de encontrar un trabajo en la capital inglesa, Sara terminó fundando su propia escuela, Battersea Spanish, la cual fue seleccionada por Latin UK Awards, como la mejor escuela de español de Londres, ciudad donde reside la costarricense hace tres años. 

En sus propias palabras

P- ¿Cuánto tiene de fundado su proyecto actualmente y cómo surgió esa idea? 

S- Battersea Spanish, la escuela de español para extranjeros que fundé hace año y medio, surgió con el objetivo de crear un espacio más personal, cálido y divertido para el aprendizaje del español. Tras 10 años de enseñar la lengua a nivel institucional sentí que era el momento de crear algo con chispa, que me interesara y entusiasmara a mí, tanto como a los estudiantes. 

“La escuela empezó con un pequeño grupo de seis alumnos, en la sala de mi apartamento en Londres. A ese primer grupo le siguió otro y otro más, y seis meses más tarde, cuando tenía alrededor de 40 personas sentadas cada noche en la sala de mi casa, que me di cuenta de que tenía que crecer. Alquilé  un espacio en un centro de negocios de Battersea, barrio del suroeste de Londres donde vivo, y allí estoy. Los alumnos siguen creciendo y, en este momento, el promedio de estudiantes por trimestre es de 80.

Los estudiantes han reaccionado con mucha alegría y entusiasmo, siguen matriculándose y trayendo a su familia y amigos a la escuela. También he tenido la suerte de contar con importantes reconocimientos externos, como el premio a mejor escuela de español del Reino Unido, otorgado por los Latin UK Awards que ganamos este año. También la prensa, incluyendo el prestigioso periódico The Guardian, nos ha entrevistado, lo que ha atraído el interés de más personas”.

 

P- ¿En qué cree que radica su éxito?

S- Creo que el éxito radica en varios factores. El primero es la constancia y la pasión. Muchas personas han tratado de hacer lo que estoy haciendo, pero tratan por un periodo corto y luego bajan la guardia. Yo amo mi escuela y me emociona muchísimo ver los frutos que da cada día. Por otro lado, pienso que los estudiantes se dan cuenta inmediatamente de que Battersea Spanish es una opción fresca, personal y divertida en un campo donde, desafortunadamente, estas características brillan por su ausencia. 

“Otro factor que ha ayudado al éxito de la escuela es el factor local. Londres es una ciudad enorme pero compuesta de pequeños pueblitos o barrios en los que la gente concentra sus actividades. Los londinenses antes que londinenses son “de barrios”, por así decirlo. La gente tiene gran apego por sus barrios y si pueden no salir de ellos, mejor. Battersea es uno con un gran número de profesionales jóvenes. Gente curiosa que quiere viajar, descubrir, hacer amigos y aprender lenguas”.

 

P-¿Cómo fue esa adaptación a cambiar de idea de lo que estudió a lo que puede hacer en un país ajeno?

S- Fue algo que sucedió, no fue planeado, pero estoy profundamente agradecida de que haya sido así. Cuando salí de Costa Rica, hace 11 años, salí como una sicóloga graduada con experiencia laboral, pero al llegar a Copenhague (primera ciudad en la que viví en el extranjero), estas cualificaciones perdieron valor, no solo por no hablar la lengua, sino porque como no europea es muy difícil encontrar empleo profesional. Allí estudié mi maestría y fue durante mi época de estudiante que empecé a enseñar español para complementar mis ingresos. Iba en mi bicicleta por toda la ciudad, en verano o invierno, a enseñar a todo tipo de gente. Aprendí muchísimo y me llevé varias sorpresas ya que una cosa es poder hablar una lengua y otra saber enseñarla. Hasta antes de empezar con Battersea Spanish, la enseñanza del español siempre fue un trabajo adicional que realicé en los países en los que he vivido; pero al fundar la escuela me dediqué de fondo a ello y no hay día en que no me alegre de esta decisión que, de una u otra manera, ha cambiado mi vida para bien. La ha llenado de entusiasmo y gente linda y querida, mis estudiantes.

 

P- ¿Cuánto tiempo más seguirá frente a la escuela? ¿Ha pensado abrir otras filiales?

S- Seguiré y seguiré. Todos los días tengo nuevas ideas y proyectos que quiero implementar. Aparte de las clases, hay varios proyectos que he empezado y que quiero continuar fomentando. Entre ellos se encuentra un Club de Libros mensual (en español) donde discutimos libros de autores de todo el mundo hispanoamericano (Luis Chaves de Costa Rica será uno de los autores de 2014). Por otro lado, están los viajes educativos al extranjero. En setiembre pasado fui con 18 estudiantes a Madrid ,Valencia y Sevilla, y ojalá Latinoamérica más adelante. Finalmente, quiero continuar extendiendo la red de eventos culturales en coordinación con otras instancias que he empezado a promover. Hace dos meses, por ejemplo, creamos una noche peruana con música en vivo, ceviche, cerveza cusqueña y pisco en uno de los bares más interesantes y creativos de la zona, y dentro de poco celebraremos una noche argentina con tango, milonga y vino malbec en otro establecimiento. Estos eventos me interesan mucho ya que son formas de promocionar la escuela, pero también formas entretenidas y novedosas de traer el mundo hispanoamericano a Londres, o al barrio de Battersea, específicamente.

“Este es un proyecto exportable a casi cualquier ciudad o país, por lo que la idea de crecimiento a otros barrios o fronteras siempre está presente”.

 

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor