Una dosis de testosterona o flibanserina para aumentar el deseo sexual

Publicado el: 10 Dec 2013

Según estudio científico en mujeres

Carolina Ruíz Vega. carolina.ruiz@nacion.com
Más notas del autor
Shutterstock.com

Los ovarios la secretan incluso después de la menopausia pero cuando estos han sido extirpados una dosis externa podría ayudar a reestablecer el deseo sexual.

Así lo afirma un estudio  realizado con mujeres de entre 21 y 60 años que se habían sometido a una histerectomía.

Ellas tomaron distinta dosis de testosterona y de placebo por seis meses.

Las que tomaron las dosis más altas (25 mg por semana) vieron mejoras significativas en su libido y en otras variables para medir el funcionamiento sexual.

Los investigadores no observaron otros efectos adversos graves.

El colesterol total y el LDL, los triglicéridos y la glucosa en ayuno no cambió significativamente en las mujeres que recibieron testosterona.  Los niveles de HDL (colesterol bueno) disminuyeron, pero no de una manera estadísticamente significativa.

"Mantener los niveles hormonales dentro del rango normal para su sexo y edad es el método más seguro”, afirman los investigadores en un comunicado.

Actualmente ningún tratamiento de testosterona para mujeres ha pasado las regulaciones del FDA pues se necesita saber más información sobre cuánta testosterona se requiere para ser efectiva en cuanto a la reactivación de libido, así como sus efectos secundarios.

Pero eso no es lo único que podría ayudar a las mujeres en esta situación.

Otro estudio hecho con 949 mujeres mostró que un tratamiento con flibanserina podría ayudar también a mejorar el deseo sexual.

“Las 468 mujeres que tomaron flibanserina (100 mg / día al acostarse) tuvieron aumentos en el número de encuentros sexuales satisfactorios y en su deseo sexual, estadísticamente superiores que las que recibieron el placebo”, afirmaron los investigadores

La tercera parte de las mujeres experimentaron efectos secundarios, como mareos, somnolencia, náuseas y dolor de cabeza, pero sólo el 8% dejó de tomar el medicamento a causa de ellos.

Sin embargo, advirtieron los autores, los riesgos cardiovasculares y metabólicas deben ser investigados en ensayos a largo plazo.

Este segundo estudio fue financiado por Boehringer Ingelheim, un fabricante de “viagra rosa”.

Otras notas relacionadas:

 

0
Su voto: Ninguno
Más notas del autor